Un buen Consejo de Administración, la base del éxito empresarial

Juan Carlos Simón

Juan Carlos Simón

Socio de Risk Consulting en PwC México
Juan Carlos Simón

Latest posts by Juan Carlos Simón (see all)

Compartir:

Cuando pensamos en la crisis económica, la mayoría de nosotros solemos remontarnos a 2008 y a la caída de una de las grandes firmas de consultoría a nivel mundial. Sin embargo, la quiebra de Enron en 2001 fue, sin duda, uno de los grandes desencadenantes. La empresa demostró ser un ejemplo de cómo los malos manejos, la falta de controles y la ineficiencia de un Consejo de Administración no sólo convierten los beneficios en pérdidas o dinamitan la reputación, sino que precipitan la desaparición de una organización percibida a los ojos del público como un “ejemplo de éxito empresarial”.

Es decir, en un abrir y cerrar de ojos, Enron pasó de ser considerada la séptima compañía energética de Estados Unidos por la revista Fortune y cotizar en bolsa con un valor por acción de 90 dólares en el 2000, a protagonizar una de las más sonadas bancarrotas de la historia, perdiendo el 99% de su cotización un año después para registrar una cotización por título de un dólar.

diplomado-en-gobierno-corporativo

Parece complicado que un caso como este se repite nuevamente, aunque no es imposible. En la primera década de este siglo hemos asistido al impulso de nuevas regulaciones como la Ley Sarbanes-Oxley (julio 2002), de cuyo principio “complain or explain” derivan muchos de los códigos éticos existentes hoy en todo el mundo. Así, en el caso específico de México, desde 1999 cuenta con el Código de Mejores Prácticas Corporativas (CMPC), una iniciativa impulsada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), y cuya última actualización tuvo lugar en 2010.

Todavía existen grandes mitos que constituyen obstáculos e imposibilitan la adopción de medidas en la materia. Según la 3ª Encuesta de Gobierno Corporativo de PwC, muchas organizaciones piensan que el gobierno corporativo es para empresas grandes, reguladas o que cotizan en bolsa, que además supone un gasto que en muchos casos no es prioritario o que su implantación el Director General o el propietario pierde poder o independencia, entre otras creencias.

En algunas ocasiones, las organizaciones no son conscientes de sus beneficios. Según este estudio, el 70% de las empresas mexicanas registraron beneficios tangibles con la implementación de medidas relativas al buen gobierno. Además, el 67% de los encuestados detectó una mejora en sus costos financieros y un 44% recibió retornos sin esperarlos.

El Gobierno Corporativo no es una moda pasajera ni una forma de enmendar los errores del pasado, sino más bien una nueva forma de hacer negocios para las compañías, de forma ética y transparente. Además, nos incluye y nos afecta a todos: inversores, accionistas, directivos, trabajadores e, incluso, a la sociedad en general. Nuestro país está en el buen camino, pero todavía queda mucho por hacer. Estamos, sin duda, a tiempo para hacer la diferencia.

Agregar un comentario: