Seis sectores clave en mercados en desarrollo

Compartir:

Tras la crisis financiera mundial de 2008, los mercados comenzaron a recuperarse y las economías empezaron a levantar vuelo, sin embargo el crecimiento global ha sido lento debido a la cada vez más frecuente incertidumbre económica y política en los países más desarrollados del mundo.

El Growth Markets Centre de PwC lanzó la edición 2017 del reporte titulado Winning in maturing markets, donde se analizan las oportunidades de crecimiento en seis sectores: agricultura, salud y educación, manufactura, detallista, servicios financieros y conectividad (transportación y comunicación), destacando las diversas capacidades de negocios que deben implementar las empresas de estas industrias que buscan ser rentables.

Es necesario que las compañías conozcan mejor los cambios que rigen el mercado y el panorama operativo, especialmente en los seis sectores clave, para alcanzar un equilibrado desarrollo económico y humano en el futuro.





Maturity markets


Agricultura
El progreso en este sector siempre ha sido importante para los mercados en desarrollo, como principal medio de subsistencia. Las oportunidades de esta industria abarcan todo el proceso de producción, permitiéndole a los agricultores ser más eficientes para generar mayor rendimiento y consumo, respondiendo a las preferencias cambiantes de alimentos y bebidas de los clientes.

Salud y educación
Se proyecta que el gasto en atención médica aumente 10.7% en las economías en desarrollo para 2022, con el propósito de cubrir las demandas de infraestructura y recursos. De igual forma, la salud digital está emergiendo con 13 mil millones de dólares en inversiones en 2014 y 2015.

Manufactura
Los países en desarrollo son responsables de casi el 60% de la manufactura mundial de tecnología media y baja. De hecho han incrementado su participación en la fabricación de High Tech – representando casi el 50% de valor agregado de producción en todo el mundo–. Se prevé que la entrada de nuevas tecnologías de producción y las dinámicas inherentes a los costos influyan en la competitividad global en los siguientes años.

Productos detallistas y de consumo
La compra de productos en el mercado doméstico siempre es uno de los factores más importantes para el progreso de las economías, sobre todo por la expansión de la clase media, gracias a que tienden a pagar por calidad y valor, estimulando las oportunidades del sector particularmente en bienes de consumo discrecional y aspiracional (ropa, entretenimiento, automotriz, etc.). Se estima que hasta 2010, el 46% de la clase media mundial vivía en los países en crecimiento, proyectándose que este número aumente a 70% en 2020 y posiblemente a 80% en 2030.

Servicios financieros
La expansión del sector financiero entre las personas comunes para mejorar la disponibilidad de capital doméstico es clave en las naciones en desarrollo. Para conseguir esto, muchas instituciones se están apoyando en inversiones tecnológicas que son esenciales para facilitar el alcance y la accesibilidad de los servicios financieros, así como alternativas de pagos mediante transacciones sin efectivo empleando dispositivos móviles.

Conectividad
El transporte y las comunicaciones constituyen un buen medidor sobre los avances de un país. Sin embargo la escala y calidad de esta infraestructura en muchas ocasiones está por debajo de lo que se requiere para facilitar y sostener el nivel de crecimiento acelerado de una nación. Por eso es importante pensar en la mejora de la conectividad carretera, incremento de servicios de logística de terceros, aumento de la penetración de telefonía móvil e internet en zonas urbanas y rurales.

Agregar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *