Ronda 3.1, prueba del interés por las aguas someras

Irene Hernández

Irene Hernández

Socio Líder de la Industria Oil & Gas, PwC México
Irene Hernández

Latest posts by Irene Hernández (see all)

Compartir:

Las aguas del Golfo de México, particularmente las someras (aquellas que tienen un tirante entre 30 y 500 metros), tienen  relevancia estratégica para la actividad petrolera de México en los siguientes años. De acuerdo con estimaciones de la Agencia Internacional de Energía (AIE), en el año 2025, el 60% de la producción de hidrocarburos vendrá de estas zonas.

En la Ronda 3.1, celebrada el pasado 27 de marzo, se licitaron bloques de aguas someras, que requieren menos inversión y tiempo de exploración en comparación con los bloques de aguas profundas.

En esta Ronda quedó demostrado el interés de Pemex y de grandes compañías privadas por las oportunidades que se abren para incrementar la producción, mientras continúa el declive natural de los campos que actualmente se explotan.

 

 

 

 

 

 

 

Los resultados

En este proceso licitatorio, organizado por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), se ofertaron 35 áreas contractuales disponibles que contienen 1,989 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (Mmbpce), distribuidos en un área de 26,262 kilómetros cuadrados en cuatro cuencas sedimentarias: Burgos, Tampico-Misantla, Veracruz y Cuencas del Sureste.

En las tres áreas ubicadas al Norte de las costas de Veracruz y Tabasco hay presencia de aceite ligero, un factor que aumentó el interés de los operadores en esta convocatoria.

18 empresas mostraron interés en los bloques propuestos, de los cuales fueron adjudicados 16, es decir, el 46% del total presentados en esta Ronda. En particular, los ubicados en las Cuencas del Sureste fueron muy disputados, pues se presentaron 27 propuestas distintas. Inclusive, los ganadores tuvieron que mejorar sus ofertas económicas.

La zona mencionada también apuntaló el compromiso de la perforación de nueve pozos exploratorios y 124 millones de dólares en pagos en efectivo. Cabe mencionar que las compañías ganadoras tienen un plazo de dos años para explorar los bloques asignados y después comenzar la producción.

haz clic y consulta el documento

 Solidez de la reforma energética

Los 16 bloques adjudicados representan una inversión comprometida de 8,600 millones de dólares a lo largo de la vida de estos proyectos de exploración y producción, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Energía (Sener). Además, el Estado se garantizó una participación promedio del 45.81% de las utilidades operativas.

Tras estos resultados, se estima una inversión acumulada a largo plazo de 151,146 millones de dólares, repartidos en los nueve procesos licitatorios que la CNH ha llevado a cabo desde 2015, para los que se hará la perforación de 134 pozos exploratorios, de acuerdo con proyecciones de la Sener.

La Ronda 3.1 ha sido la licitación más grande en superficie para aguas someras y también es la última subasta antes de las elecciones presidenciales del 1 de julio.

El hecho de que se haya realizado una ronda de este tipo, a estas alturas de la actual administración, habla mucho de la confianza y la solidez de la reforma energética que está dando excelentes resultados para México. El porcentaje promedio de asignación en cada una de las rondas ha sido del 68%. Los bloques que han despertado mayor interés hasta ahora son los de aguas someras y profundas.

 

El gran ganador de la ronda

Resalta la participación de Pemex en esta licitación y los bloques que se adjudicó. La empresa productiva del Estado ganó siete bloques, de los cuales uno explotará en solitario y los seis restantes en consorcio con grandes petroleras europeas.

La presencia de Pemex en esta ronda era casi obligatoria, dada la gran experiencia que tiene en la operación en campos de aguas someras y el conocimiento de estas áreas. La petrolera también gana la oportunidad de hacer mejores y mayores inversiones.

Las aguas someras de la Sonda de Campeche son la región donde Pemex ha concentrado la mayor parte de su desarrollo y experiencia de producción. El hecho de que haya ganado seis contratos en consorcio muestra el interés de los inversionistas privados de participar en estas áreas en las que la petrolera nacional ha alcanzado altos niveles de producción.

Los cambios no ocurren de la noche a la mañana, pero la empresa productiva del Estado empieza a dar signos de ser un actor relevante y competidor en el nuevo panorama del sector.

 

Los siguientes pasos

México es un país maduro, petroleramente hablando, pero aún nuevo en el tema de competitividad con privados. Las rondas anteriores han mostrado la apuesta que están haciendo los grandes productores en el país. Además de estos jugadores, los campos asignados a Pemex, más las migraciones de sus contratos y las asociaciones (Farmouts) con privados ayudarán a aumentar la producción.

Para el siguiente evento licitatorio, la Ronda 3.2, la apertura de propuesta y declaratoria de ganadores se llevará a cabo el 25 de julio de 2018. Se pondrán en licitación 37 áreas contractuales terrestres y 17 campos identificados. La modalidad de los contratos es de licencia, en cuatro cuencas sedimentarias: Burgos, Tampico-Misantla, Veracruz y Cuencas del Sureste.

En los campos terrestres, cuya naturaleza y complejidad de producción son distintos, siempre se verán compañías medianas y pequeñas (petroleramente hablando) con operaciones más locales. En estos casos los montos de inversión, si bien son cuantiosos, tienen un menor tamaño comparados con los que se realizan en aguas someras y profundas.

 

Agregar un comentario: