Energía y COSO ERM 2017

Fabián Mateos

Fabián Mateos

Socio Oil & Gas en Risk Assurance
Fabián Mateos

Latest posts by Fabián Mateos (see all)

Compartir:

El recientemente actualizado marco Enterprise Risk Management—Integrating with Strategy and Performance (COSO ERM 2017), asesorado por PwC bajo la dirección del Committee of Sponsoring Organizations of the Treadway Commission (COSO), está diseñado para que las organizaciones de cualquier industria creen, preserven y obtengan valor, al mismo tiempo que mejoran su enfoque al administrar el riesgo, centrándose así en reforzar su resiliencia desde la estrategia. Se destacan dos puntos muy importantes: impulsar y medir el desempeño, y dar especial énfasis en el gobierno corporativo.

Su importancia en la industria energética

La industria energética no es la excepción. Dadas sus particularidades y su exposición constante al riesgo, la adopción de este marco puede generar una confiabilidad y rentabilidad mayor al permitir identificar riesgos dentro y fuera de las organizaciones para así mitigarlos y generar el plan estratégico que mejore la forma de hacer las cosas a lo largo de la organización.

Hoy, han surgido riesgos nuevos y más complejos, por lo que tanto los consejos como los ejecutivos tienen el compromiso de estar más informados y conscientes de su adecuada administración dentro de la organización. El COSO ERM 2017 brinda las herramientas para establecer métricas que permitan analizar la evolución de su desempeño operacional, así como su rentabilidad.

Este marco debe adaptarse a cada industria, es sólo un modelo general que ofrece los principios fundamentales de cómo gestionar el riesgo, y en la industria energética esta adaptación debe convertirse en una tarea muy específica que conlleve estrategias especiales y minuciosas, ya sea en subsectores como la minería, la generación y distribución de energía eléctrica, la exploración y producción de crudo o la energía nuclear.

Estrategias oportunas o consecuencias desastrosas

Las amenazas que multinacionales de energía de clase mundial pueden experimentar son reveladoras, dado el impacto que pueden tener tanto en la naturaleza como en la pérdida de vidas humanas, por ejemplo los derrames causados por el buque Exxon Valdez en Alaska (1989) y la explosión en la plataforma Deepwater Horizon de BP en el golfo de México (2010); o los accidentes nucleares en Chernóbil en la ex Unión Soviética o en la planta Fukushima Daiichi en Japón son casos que pudieron ser evitados o disminuidos con una adecuada administración del riesgo.

Esto demuestra cuán esencial es identificar el riesgo, crear las estrategias necesarias para mitigarlo y poner en práctica un plan integral en toda la compañía con el fin de vigilar, prevenir y estar preparados para reaccionar ante cualquier evento que pueda suponer un desastre mayor. La rentabilidad y la reputación de la marca están en juego.

Una cultura de riesgos que involucre a todos

Un plan de este tipo requiere la participación e involucramiento desde los consejos y ejecutivos hasta el personal operativo, ya que la peligrosidad y sensibilidad de las operaciones en este sector requieren de controles y una Administración de riesgos sólida que no sólo permita identificarlos, sino verificarlos y monitorearlos periódicamente, todo adaptado a cada subsector de la industria. Cualquier riesgo que se someta a una gestión adecuada del mismo podrá evitarse o mitigarse, evitando así un escalamiento innecesario del problema y generando confianza dentro de la empresa y de cara a la sociedad.

Ya sean riesgos estratégicos, operativos, de cumplimiento o de reporte (financieros o no financieros), las organizaciones pueden aumentar su resiliencia al implementar instrumentos que eliminen las consecuencias de no estar preparados ante las amenazas, disminuyendo las barreras, creando oportunidades y permitiendo un crecimiento organizacional basado en el desempeño y cumplimiento.

El change management, se vuelve fundamental para estos proyectos, ya que en conjunto con los fundamentos técnicos y la cultura de riesgo y control, reviste una enorme importancia, ya que ofrece a toda la organización, un blindaje integral en el que todos estén involucrados con la cultura de riesgo.

Un compañero global para su negocio

Ir de la mano con un cliente que conoce su negocio y que entiende la repercusión de los riesgos que afronta día con día, y que por su complejidad sean difíciles de controlar, aunado a la experiencia que el equipo global de PwC puede aportar a la industria energética en cualquier parte del mundo, es vital para hacer un ejercicio correcto de adopción del COSO ERM 2017, como ha sucedido con éxito en diversas organizaciones en Brasil, Colombia, Estados Unidos, México, Europa o Asia.

Agregar un comentario: